lunes, 11 de diciembre de 2017

Como lo imaginé

Entre besos, caricias y deseos de sentir tu piel, todo era perfecto, todo fue como lo imaginé.

Tus besos son apasionados, ardientes y con ganas, tu piel es como el algodón suave, tersa y delicada, tu pelo radiante como el sol que brilla en los azulejos.

Te robaba besos que encendían la pasión, me susurrabas al oído que como quería que me hicieras el amor.

Todo era como si lo hubiéramos creado, olíamos el ambiente a un deseo desbordado, la humedad se hacía presente, era algo más que hacía que no solo nuestros corazones estuvieran latentes.

Me tocabas los muslos, la entrepiernas con cierta desesperación, estabas tan excitado que el tiempo se detuvo, introducías mis pechos en tu boca, era como si tu vida dependiera de una sola cosa.


Eran unas ganas escondidas que no sabemos cómo pasó, es que sencillamente amigo mío nuestros cuerpos se compenetraron listos para hacer el amor.

viernes, 4 de agosto de 2017

Enamorate de otro

¡Enamorate de otro!, escuchaba ella en su cabeza cada vez que lo recordaba.

Era esa voz de la conciencia que le decía que lo olvidara.
-¡No te das cuenta que él mira a otras y tu siempre quedas en la nada!.
Era cierto lo que esa vocecita en su cabeza le susurraba.

Desencantos que pasaban frente a sus ojos, rechazos disfrazados de un abrazo pobre y que decir de la miradas que se daban, eran vacías como si nunca hubiera existido alguna llama.

¿Por que eres tan terca?, le preguntaba esa voz bailando en una cuerda floja en su cabeza.

Era una fuerza mayor se imaginaba cada día entrelazada en sus brazos, era algo imposible, era aquello que no se convertiría en ese amor deseado.

Él miraba a otras con el morbo que ella lo deseaba, él le hablaba a otras de la forma que ella esperaba que le hablara, él le decías cosas a otras que ella daba lo que sea por escuchar, es que sencillamente él era ese amor tóxico que no podía olvidar.

¡Enamorate de otro! le volvía repetir la vocecita.